martes, 7 de julio de 2009

NI CON COMPROMISOS ANTE NOTARIO VOTO POR EL PAN: ANULARÉ MI VOTO

Detesta los besos en público, los besos como saludo, los abrazos, los apretones de manos y las expresiones públicas de amor, amistad o cordialidad, porque dice que el amor, la ternura, la hermandad hay que demostrarlas sin tocarse. Odia el ingenio de los pobres, sus formas de ganarse la vida, sus construcciones y sus saberes; odia las cosas y las casas viejas, los pueblos y barrios antiguos, los monumentos y las ruinas arqueológicas, todo lo quiere nuevo, como de set de telenovela; odia la alegría, la frugalidad y la espontaneidad, todo lo quiere formalizado, normatizado, uniformizado; odia la filosofía, la historia y las culturas; odia la serenidad, la tranquilidad, los procesos lentos, todo lo quiere rápido. Odia las cosas pequeñas, las bicicletas, las artesanías, los libros; todo lo quiere muy grande. Odia la verdad, el genio, el arte, la erudición, la cultura. Odia a las universidades públicas,(el panista Doring ha propuesto desaparecer a la UNAM ya que está enclavada en una zona de alta plusvalía en donde se pueden hacer buenos negocios inmobiliarios). Odia a los pueblos originarios, a los mestizos, a los latinoamericanos, a los africanos, a los asiáticos, a los polinesios, a los gitanos, a los judíos, a los musulmanes, a los ortodoxos, a los protestantes, a los agnósticos, a los brujos, a los curanderos. Odia a las mujeres, a los minusválidos, a los homosexuales, a las lesbianas, a los transgénero. Odia la paz, la vida, la naturaleza, la justicia, la democracia, los derechos humanos, la libertad, la igualdad, la fraternidad. Odia a los seres humanos y sobre todo a las mujeres y sus derechos. Odia fanaticamente todo aquello que no genere utilidades y beneficios económicos para sus socios y familiares. El PAN es el Partido del Odio.

Le encantan las cámaras de seguridad, los celulares o Ipods, los equipos de espionaje, los sistemas de seguridad, las rejas, los autos blindados, los cuartos de guerra, las armas, los reclusorios, los cuarteles, los uniformes y los desfiles militares. Le fascinan las pavimentaciones, los pasos a desnivel, los distribuidores viales, las vías rápidas, los grandes puentes, las presas, los grandes drenajes, los aeropuertos, los campos de golf, las torres, los grandes centros comerciales, los anuncios espectaculares, las franquicias OXXO, los casinos, los spot en TV. Adora los trangénicos, los helicópteros, la agroindustria, las camionetas Hummer, el agua embotellada, los plásticos, las casas ARA-GEO-HOMEX, los vidrios oscurecidos, las tarjetas de crédito, los folletos de lujo, las motocicletas BMW, las edecanes y modelos, la cibernética, la robótica, la genética, la nanotecnología. Le seducen las universidades privadas de negocios, entre más caras mejor. Rinde culto a los reyes, a los banqueros, a los papas y obispos, a los militares; su religión: la violencia, la explotación, la sumisión, la jerarquía, la economía de mercado, la tecnociencia, el dinero y el poder: sus ídolos: Hernán Cortés, Porfirio Díaz, el Kaiser, Hitler, Franco, Pinochet, Aznar, el papa Wojtyla, Escrivá Balaguer, Reagan, Uribe, Hayek, Freeman, Huntington.

Tiene un habla pobre, simplista, rígida, voluntariosa, brutal, colonizada por el ingles de EUA; quiere aparentar continuamente entusiasmo, alegría, optimismo de vendedor de cocacolas, pero, estalla de vez en cuando en violentos exabruptos. Su descomunal incultura le hace incurrir frecuentemente en lapsus linguae, tales como Borgues o la Rabina Tagora o el Tratado de Coito (Kioto) Sus apoyos culturales son los libros de autoayuda, los libros de Pazos y Cuauhtémoc Sánchez y los artistas estrella de Televisa y TV Azteca.

Ha demostrado en los últimos 20 años su amor loco por el dinero y el poder; su total disposición a violar cualquier ley, incluyendo la Constitución, con tal de hacer grandes negocios; miente, engaña, oculta y manipula con tal de lograr sus objetivos políticos; recurre frecuentemente a perversas demandas legales para hostigar a sus críticos; utiliza al ejército, a la policía, para amedrentar a la población; saquea el erario público sin escrúpulos; entrega el petróleo, el agua, los minerales y las maderas, la biodiversidad de México a sus socios extranjeros.

El Vaticano eleva sus ingresos económicos en México y en Latinoamérica y protege sus inversiones en este territorio, por medio de su apoyo al PAN. El gobierno de EUA y el de España saquean el petróleo mexicano, a PEMEX, a la CFE, y controlan la banca, las comunicaciones, la venta de cereales y otros productos agropecuarios y el comercio minorista ( Wal Mart) , con el apoyo de este partido; quieren salvaguardar el lavado de dinero del narcotráfico, de la venta de armamentos, de la trata de blancas y niños, de la corrupción política, por medio del PAN que oculta su inacción frente a este lavado, por medio de la aberrante “guerra contra el narco”


El PAN está sometido a los designios de los gobiernos de España y EUA, de sus transnacionales y del Vaticano. Por eso no voto por el Partido Acción Nacional. Tampoco voto por los demás partidos que comparten y son cómplices de muchos de los vicios e inclinaciones de este partido- heredados muchos de ellos de 70 años de dominación priista- o que le hacen el juego a este sistema político que está invariablemente en contra de los mexicanos. El gran fraude electoral del 2006 acabó por confirmar que los grandes empresarios mexicanos, los gobiernos de España y EUA y el Vaticano impedirán siempre las elecciones democráticas en México, por medio de las televisoras y el radio, por medio de golpes de estado, por medio de guerras instigadas por ellos. Por el momento está cancelada en México la opción electoral como forma de hacer cambios pacíficos a favor de los mexicanos.

Las políticas del PAN y de Calderón son muy pobres y carentes de ideas, vgr. la de Seguridad: Obama le dijo a Calderón que era el Ness mexicano en su combate contra el narcotráfico y Calderón se llenó de orgullo; lo que no sabe es que Elliot Ness fue nombrado por el presidente Herbert Hoover por su calidad de incorruptible para luchar contra Al Capone. Elliot Ness pudo contener a Al Capone y acabar con el contrabando de alcohol cuando entendió que la lucha no era a balazos después de que los mafiosos asesinaron a su mejor amigo y que la estrategia tenía que ser otra: primeramente LEGALIZANDO el consumo y comercialización del Alcohol motivo del contrabando en los años treintas y en segundo lugar buscando FISCALMENTE comprobar el lavado de dinero de la mafia de Al Capone. Consecuentemente, la solución al problema del narcotráfico en México es legalizar la droga e investigar el inmenso lavado de dinero en bancos y empresas y nunca haciendo una guerra abierta en las calles con resultados fatales hasta para civiles que tuvieron la mala suerte de pasar enmedio de una balacera.

Otro aspecto en el que está reprobado el PAN es el económico, desde hace 10 años no se ha generado empleo que fue un compromiso de campaña tanto de Fox como de Calderón

Adriana Matalonga
VOTA NULO EL 5 DE JULIO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada